Carta abierta a los Amigos de nuestro Monasterio inicio 2014

 
 
L’Ollería—Valencia
Enero de 2014
 
Muy Queridos amigos y benefactores:
           
Al inicio de este nuevo Año, os enviamos nuestra carta para saludarles y desearles un tiempo lleno de bendiciones celestiales, mientras perdura el perfume de la celebración del Misterio de la Navidad, que es el mismo Jesucristo viniendo a nuestras vidas para renovar la esperanza de todos los hombres y mujeres de buena voluntad.  Este mensaje, desde nuestra escondida vida entregada a Dios a favor del mundo, oculta como la Eucaristía, oculta como María… resuena por los caminos de nuestro tiempo.
           
  Para quienes aún no nos conocen, nuestro monasterio contemplativo de vida claustral, tiene una gran misión que le ha sido confiada por la mano amorosa de Dios Padre: rezar, sacrificarse, para que todos los pueblos de Europa, y todas las almas de esta querida tierra, redescubran sus raíces cristianas y vivan según el Evangelio.
 
            En el silencio y la soledad de nuestra vida, en el Coro y en la celda, en medio de nuestros  trabajos, ponemos en el Corazón abierto del Sagrado Corazón, las necesidades espirituales, físicas y materiales de todas las personas e intenciones que se nos confían. Y tenemos mucha confianza en ser escuchadas porque está la dulcísima promesa del Salvador, que donde están dos o tres reunidos en Su nombre –es decir, cumpliendo de corazón Su voluntad– allí está Él, que nos acoge.   
 
El año transcurrido ha tenido algunos sucesos importantes para la vida monástica de nuestra comunidad: el día de San José  de 2013 se cumplieron 25 de la fundación de nuestro Instituto, en mayo tuvimos la tradicional novena a Santa Rita, con la concurrencia de las amas de casa de nuestro pueblo y de otros pueblos vecinos; y hemos podido recibir con alegría a varios grupos de oración o personas necesitadas de descanso y retiro espiritual en nuestra casa, en la parte asignada a nuestros queridos huéspedes: Cristo peregrino que toca a nuestra puerta. Así, grupos de jóvenes de catequesis, convivencias, ejercicios espirituales a religiosas, retiros, etc.
 
            Entre los trabajos realizados en el orden material destacamos la cuidadosa labor de nuestras hermanas con la confección de ornamentos litúrgicos. Junto a esto la fabricación artesanal de imágenes religiosas: con ambas cosas, a la par que contribuimos a la liturgia y la evangelización, ayudamos a nuestro sustento.
 
 
 También, y gracias a la cooperación de varias personas hemos podido llevar adelante el arreglo de la electricidad en la Iglesia grande. Además, agradeciendo a las señoras de Cáritas parroquial que nos asisten, también nos alegramos de poder ayudar la labor de Cáritas, sobre todo en este dificultoso momento, con pequeñas contribuciones en especie (ropa, etc.)
 
Una novedad implementada este año, es que prestamos una zona de nuestro jardín para las prácticas de jardinería a un grupo de alumnos del Instituto Vermellar.
            Quedan muchas cosas por contar, y nos quedan muchas cosas por hacer: reparar el muro exterior que ha deteriorado el paso del tiempo, reparar varias partes de este antiguo edificio, y todo al tiempo que se va edificando el “hombre interior” en Cristo, tanto en nosotras como en los demás.
 
            Desde ya comprometemos nuestro humilde servicio en bien de la Iglesia por todas vuestras intenciones y necesidades. A todos los que han podido ayudarnos les agradecemos de todo corazón, alentando a todos aquellos que quieran ser partícipes de nuestra pequeña-gran tarea a colaborar periódicamente. ¡Su granito de arena es grande a los ojos de Dios y muy útil a nuestra causa! Que este Año 2014 que recién comienza, sea un año de gracias para todos, que nos acerque más a Dios y a los hombres, imágenes visibles del amor que Dios tiene por la humanidad.
 
            Con gran afecto, en Jesús y María, M. María Dolorosa y Hermanas Contemplativas de L’Ollería.

 

 
 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0